CÓMO USAR LOS CONTRASTES A TU FAVOR

Por más claras que tengas las cosas habitualmente quien más o quien menos ha pasado por momentos en lo que no sabía qué hacer. Ya sea porque tienes dos buenas opciones delante o porque ninguna de las dos te convence. O porque directamente no hay opciones válidas para ti.

Suelo hablarte de momentos en los que te sientes perdido ya que la carta natal es precisamente LA herramienta para eso. Pero hoy no voy a hacerme pesada y recomendarte, una vez más que conozcas tus planetas. Voy a dar por supuesto que ya os han presentado y a proponerte que te fijes concretamente en los opuestos: en los contrastes que habitan en ti.

Saber lo que NO quieres te ayuda a saber lo que quieres ya que, por lo menos cuando estás fuera del camino, lo notas. Sabes que no es por ahí. Sabes que no es esa persona. Y eso te devuelve al centro de nuevo. Aunque el centro esté vacío de propuestas por lo menos no estás en el lugar equivocado y ese es el primer paso.

Observar al cuerpo es bastante clave, ya que nos habla en términos binarios. O te sientes a gusto en un lugar o no. Luego la mente ya empezará a hacer de las suyas con sus estúpidos matices, pero el cuerpo te lo había dicho claro. No me siento a gusto aquí, vayámonos. Aunque la cabeza insista en que es el cumple de María y no queda bien marcharse, además podrías conocer al hombre de tu vida hoy. Tonterías. Si tu cuerpo no está a gusto es que tu alma no encaja en este lugar, por tanto, nada bueno va a pasarte. Lo más honesto que puedes hacer es marcharte e ir a cualquier otro sitio donde, por lo menos, no sientas angustia.

Trasladarte al centro te ayuda a acercarte al opuesto y desde allí generar nuevas posibilidades.

A veces es difícil trabajar algunos puntos de la carta, es decir, una parte de tu personalidad que te cuesta ver o aceptar. Puedes estar muy bloqueada porque has visto el resultado que ello ha conllevado y no sabes cómo frenarlo. “Como tengo Saturno en casa VIII soy mala amante, por eso Manuel me dejó”. Bobadas. Tener Saturno en esa posición te indica una serie de aprendizajes que tienes que hacer en ese ámbito que no has sabido ver hasta ahora. Ir al lado opuesto de la carta te ayudará con esa tarea. Si te cuesta la casa VIII, que habla de intimidad, fíjate en qué tienes en la casa II, su opuesta, y verás cómo te relacionas con tu cuerpo. Así verás que los opuestos, en realidad, solo son complementarios. Eso te permitirá ver que las dos partes habitan en ti y así acercarte a una visión más pura y completa. Con menos distorsión y con más posibilidades.

“Observar el contraste en nosotros es esencial ya que nos ayuda a aclarar lo que queremos” Michael Losier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: