¡¡Buenos días!! Visto que la Luna es el planeta sobre el que más me pedís que escriba vamos a seguir con el que hay ahora mismo en el cielo, Virgo. Atenta si la tienes en la carta natal pero vamos a confesar que, cuando trabajamos y sacamos adelante nuestro proyecto, todas nos ponemos un poco virginianas con el asunto.

Para empezar, si tienes esta Luna en tu carta natal seguramente habrás tenido una infancia marcada por la sensación de haberte tenido que hacer mayor antes de tiempo. A veces porque te has tenido que poner a trabajar pronto, otras por el peso de ser la hermana mayor o porque entendiste que si te portabas bien y no molestabas demasiado, mamá te iba a premiar con amor. Por eso, ya de adulta, cuando las cosas no van demasiado bien, tu refugio es trabajar y trabajar hasta llegar a casa rendida y así no pensar en lo que verdaderamente está pasando.

Sentirse útil es uno de los mecanismos de defensa de esta Luna. Por eso descansar, desconectar del trabajo y estar un tiempo sin hacer nada puede provocar un sentimiento de culpabilidad difícil de sostener.

Para Virgo, el concepto de perfección va a ser una arma de doble filo. Porque el perfeccionismo es uno de los enemigos de la diversión y por tanto, de la creatividad. No solamente impide terminar las cosas sino que a menudo, incluso empezarlas. La perfección esconde miedo. Y cuanto más miedo tengo, más me exijo. Ser una madre perfecta, buena pareja, trabajadora incansable, estar en forma… vamos, una superwoman imposible de alcanzar. Porque si algo tiene lo perfecto es que no es real.

Virgo es un signo altamente psicosomático y rige el intestino, por eso, cuando hay preocupaciones las digestiones se vuelven pesadas y las diarreas están a la orden del día. O aparece alguna intolerancia o alergia. O cualquier aviso que me obligue a parar y recuperar el contacto con la realidad. El cuerpo es vulnerable y habla. Por eso, aprender a escucharlo y saber qué rutinas le van bien va a ser un buen punto de aprendizaje para ti. Las terapias naturales y cuidar la alimentación pueden ayudarte también.

Si tienes un proyecto entre manos te animo a que te preguntes si es aceptable. No si está perfecto, sino si está correcto. Si la respuesta es sí, sácalo. Hazlo. Lánzate a dar el primer paso. Siempre habrá algo que mejorar, pero eso ya lo harás mientras ruede.

¿Si tienes la Luna en Virgo, cómo la vives? ¡Deja un comentario!

«Intenta eso que no puedes hacer. Fracasa. Vuelve a intentarlo. Mejora la segunda vez. Las únicas personas que nunca tropiezan son aquellas que no se atreven a más» Oprah Winfrey