Vienen a mi consulta muchas mujeres que me comentan que no encuentran pareja. Algunas están felices con el hecho de estar solteras: disfrutan de su independencia y valoran su libertad por encima de todo. Otras, en cambio, quieren encontrar compañía pero se ven bloqueadas. Si te identificas con este segundo grupo, te propongo que analices tu situación bajo los parámetros de los dos planetas con los que nos relacionamos las mujeres: Venus y Luna.

Si el bloqueo está en Venus puede que no te sientas vista por ellos. No atraes al tipo de hombre que deseas, los que tienes a tu alrededor no conectan contigo y no sabes qué hacer para encontrar a uno que encaje con quien eres. La ley de la atracción no servirá en este caso, hasta que no trabajes esta parte tuya. Ya que una no atrae lo que quiere sino lo que es. Si tu no te ves, ellos no te pueden ver. Tenlo por sentado.

Si el bloqueo está en la Luna, los miedos o heridas emocionales todavía están demasiado presentes como para que alguien pueda entrar. A veces puedes haber hecho algo de terapia, puede haber pasado tiempo desde el anterior o puedes haber quitando las primeras capas y creer que el proceso de “duelo” ya terminó. 

Pero si sigues deseando algo que no está sucediendo es porque hay una parte de ti que no permite que suceda. De forma consciente o inconsciente estás rechazando esta realidad (y cuidado, puede que tu cabeza lo anhele y tu cuerpo lo rechace. Sí, esta combinación no solo es posible sino que es habitual).

Trabajar en profundidad tanto tu Luna como tu Venus serán claves para ver dónde está el bloqueo, de dónde viene y con qué «aliados» cuenta.

Y Recuerda que ver no es resolver y a veces, aunque tengas las cosas claras mentalmente, el cuerpo necesita otras vías para comprender y aceptar.