Una de las emociones que más te puede costar lidiar es la rabia. Hay quien la drena con facilidad o quien la aguanta hasta que explota. Pero a nadie le gusta sentirla dentro. Es dura, quema, destruye y agota. A menos que no la sepas trabajar para que consiga lo que busca en ti: acción

La rabia está gobernada, principalmente, por Marte. Éste planeta rige la acción, el impulso, la vitalidad y la fuerza, por lo que no está cómodo en un signo de agua, femenina por definición. Marte es bruto, directo y vivaz. El agua es delicada, lenta y sutil.

Si sabes un poquito de astro seguro que al leer ésto estás pensando que Marte tiene su domicilio en Escorpio, que es un signo de agua. Sí, pero eso no significa que le sea fácil lidiar con el agua, ya que la de Escorpio está hirviendo. ¿Meterías el dedo en una olla a 100º? Seguro que no. Pero imagínate que te invito a que lo hagas cuando el agua está calentita. Te vas relajando, y te voy subiendo la temperatura poco a poco hasta que no te des cuenta y te hayas quemado el dedo. Ese es Marte en Escorpio. Y con eso no digo que quienes tengan esa posición sean asesinos en potencia. Me refiero que el agua de Escorpio no es como las demás. Tiene estrategia, complejidad y pasión

Cuando Marte está en un signo acuoso (Cáncer, Escorpio o Piscis) la rabia queda reprimida ya que no puede salir con facilidad. El agua no le deja. Envuelve al planeta hasta dejarlo tan ofensivo que solo se atreve a actuar hacia adentro. Por eso esta posición es altamente destructiva. Porque si no aprendes a sacar la rabia hacia afuera, hacia algún lado se tiene que mover, y no tendrá más remedio que hacerlo hacia dentro. 

El agua se victimiza, así que lo más probable es que encuentres atacantes fuera a quienes culpes de tu herida. Y aquí te doy la primera pista para empezar a gestionar ese punto en tu carta. No hiere quien quiere sino quien puede. Y la mayoría de veces pueden porque les dejas. Porque tú eres la primera que lo hace…

¿Cuantos Martes en agua hay en la sala?

Puedes pedir tu sesión conmigo aquí