Ésta, y la pregunta de los gemelos, son de las más recurrentes. Y no es de extrañar porque existen tantas definiciones de Ascendente como casi gente que lo pregunta. Así que aquí va la que a mi me resuena más desde mi experiencia. El Ascendente (el signo que ascendía por el horizonte a la hora en la que naciste) habla de aquellas características que tienes que llegar a aceptar como propias aunque de entrada no vayan tanto contigo.

Te propongo un ejemplo. Pongamos que tengo una carta con mucha tierra y me gusta tenerlo todo bajo control, ser pragmática y buscarle la utilidad a las cosas en su forma más práctica. Pero resulta que soy ascendente Piscis y por tanto tendré que ir viendo que hay cosas que no dependen de mi por más que quiera controlar y que lo mejor de mi vida llega cuando menos planifico, así que lo que puedo hacer es empezar a confiar en que hay una fuerza mayor que ordena todo. Si yo conozco mi Ascendente y estoy abierta a entender que ‘esa’ también soy yo, más podré jugar con éste factor a mi favor y empezarlo a utilizar. Pero si no, las características de Piscis tendrán que venir de fuera en forma de caos, desilusiones constantes o falta de definición en mis decisiones. Porque de alguna forma yo tengo que vivir las características piscianas, así que si no las vivo en activo tendré que vivirlas en pasivo, pero vivirlas de algún modo.

Por eso a menudo se relaciona el Ascendente con el destino. Y es que el destino, como ves, no es nada separado de ti. Simplemente se trata de estar despierto a lo que ERES con todos tus matices para poder forjar el destino que quieres, y así darme cuenta de por qué te pasa lo que te pasa y atraes lo que atraes. Entonces puedes entender gran parte de tu propósito vital. Que también es de las consultas más recurrentes pero la respuesta la guardaré para un próximo post. ¡Que tengas feliz semana!

«Hasta que lo inconsciente no se haga consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida y tú lo llamaras destino» Carl Gustav Jung.