Aunque socialmente nos vaya bien marcar el 1 de enero para animar de forma colectiva a hacer la lista de intenciones lo cierto es que para ti el año empieza el día de tu cumpleaños.

Concretamente en el momento en que el Sol actual pasa por el grado exacto en el que estaba el Sol en el momento en que naciste. A veces coincidirá con tu fecha de cumple, a veces unas horas antes, a veces incluso un día después (o sea, si has nacido en septiembre, tus años astrales van de septiembre a septiembre).

De la misma manera que el día en que naces marca la estructura vital, cada cumpleaños te permite levantar una carta con las dinámicas de ese año.

Así que si estás marcándote propósitos a corto plazo te puede ser de gran utilidad analizar estas “dinámicas”. Saber qué partes de tu carta natal están activadas en estos 12 meses y cuales gozan de una tregua. En qué ámbitos la vida me quiere y me reta este año y en cuales no.

¿Cómo puedo analizarlo? Para eso está lo que llamamos consulta de Revolución Solar. En ella verás dónde se te pide que pongas el foco este año, cuales van a ser las dificultades más destacadas y cuál es el mayor flujo.

¿Para qué me sirve a nivel práctico? Para saber de qué es momento y de qué no. Para exprimir el año, sacarle el máximo partido y vivirlo con mayor intensidad. Para aportar consciencia y ahorrarte tiempo y esfuerzo en ciertos temas.

¿Es una consulta predictiva? No. Y te voy a poner un ejemplo sencillo para que veas que las astro psicológica nunca lo es. Imagínate que este año tienes a Plutón, planeta destructor, en el ámbito de la pareja. Si ya estás mal con tu chico, puede que sea el año para acabar con la agonía. Pero si sientes que quieres seguir, es el tránsito ideal para replantear las bases, cambiar las dinámicas que no funcionan y dejar atrás lo que ya no os sirve como pareja. Como ves, nunca se te dirá qué va a pasar afuera (eso siempre dependerá de ti), sí cómo te vas a sentir por dentro y cómo vivirlo de la mejor manera.  Recuerda que los astros no te hacen nada, solo los usamos para de leer lo que te pasa internamente (te enlazo aquí el post donde te expliqué cómo funciona).

¿Influye dónde pase el cumple? Sí. Como te he explicado, tu cumpleaños no es el día y la hora a la que naciste sino el momento exacto en el que ese grado se vuelve a dar en el cielo. Por eso, cuando cambias de ciudad o país, la hora cambia y con ello las casas de la carta pueden verse modificadas (eso puede aflojar o intensificar ciertos aspectos).  

En definitiva es una guía para saber cómo entender el año que está por vivir. Dónde te quiere la vida, por qué sientes lo que sientes y qué tienes que aprender en este punto del camino.